¿Cómo Hacer Experimentos de Growth Hacking?8 min read

experimentos_growth
Rate this post

En la metodología Growth Hacking nadie está seguro de lo que funciona, por eso es que se debe confiar constantemente en hipótesis y datos, y por lo que son necesarios los experimentos.

Growth Hacking y cómo implementarlo

Origen del Growth Hacking

Qué es Growth Hacking?

En 2010, Sean Ellis se convirtió en el primer experto en growth hacking del mundo y, en los últimos años, Sean ha ayudado a muchas empresas como Dropbox a lograr increíbles tasas de crecimiento.

El trabajo de Sean Ellis tenía como objetivo el rápido crecimiento de la base de datos de usuarios de las empresas con un costo mínimo, así que diseñó métodos para alcanzar los objetivos de crecimiento basados en experimentos.

¿Qué hace un growth hacker?

Growth Hacker

La palabra Hack en este entorno se confunde a menudo. Muchos asocian estos métodos con sabotaje y un ciberataque dirigido a identificar y explotar vulnerabilidades de los sistemas. Muchas personas consideran que los hacks crecientes son inherentemente ilegales, pero en realidad no todos son poco éticos o ilegales.

El perfil de un growth hacker es muy particular, porque combina una mente analítica con una fuerte creatividad y la capacidad de pensar en la innovación completa y absoluta, probando, inventando y buscando nuevas formas de hacer crecer su negocio, buscando enfoques audaces y arriesgados, pero utilizando un presupuesto mínimo. Podemos decir que el objetivo de un growth hacker es buscar “pasajes abiertos” para mejorar rápidamente el rendimiento de una empresa.

El growth hacker puede identificar las necesidades de los usuarios analizando los patrones de comportamiento de quienes utilizan el producto que ofrece la empresa, y detectando en qué fases del embudo de conversión disminuye la cantidad de usuarios.

Por ejemplo, si el producto de la empresa es una aplicación, el growth hacker deben poder analizar cómo los usuarios encontraron la aplicación, la cantidad de usuarios registrados, la cantidad de usuarios, la frecuencia, etc.

Por lo tanto, los growth hackers deben ser capaces de reconocer las fases en las que se producen las caídas de los usuarios y encontrar soluciones ingeniosas.

Una vez que se analiza la información requerida, el growth hacker debe usar su ingenio y el conocimiento adquirido sobre el producto para generar ideas para mejorar la experiencia y satisfacer mejor las necesidades de sus usuarios. Para tales ideas, es importante establecer metas específicas y hacer hipótesis.

La siguiente tarea es traducir las ideas recopiladas en experimentos reales, analizar los resultados, probar hipótesis y ver si la respuesta del usuario se puede mejorar durante la fase de caída.

Es importante desarrollar constantemente nuevos experimentos para satisfacer las necesidades de los usuarios y aumentar las tasas de conversión. Además, es recomendable optimizar y modificar los experimentos para mejorarlos, de tal forma que sean apropiados para las circunstancias.

También es importante tener en cuenta que se debe generar ideas para aumentar la cantidad de usuarios en la parte superior del embudo de conversión. Resolver el problema actual sin alimentar la fase de adquisición es de poca utilidad.

El growth hacker es creativo y siempre tiene que buscar nuevas ideas de crecimiento. Y ya que no todos los experimentos se pueden realizar y no todos los experimentos realizados darán como resultado el éxito de la empresa, los growth hackers deben ser muy persistentes

Pasos para hacer experimentos de Growth Hacking

Growth hacking:luvia Digital

Para crear un experimento de Growth Hacking, lo primero que se necesita es detectar qué métrica quieres cambiar, hacer una lluvia de ideas, ser creativos, así como probar y repetir. Lo habitual es que quieras cambiarlo todo. Pero en realidad, si pierdes la concentración, no puedes ir a ninguna parte.

Entonces, para comenzar a planificar los experimentos, se necesitan identificar algunas métricas que se podrían optimizar. Por ejemplo, «quiero mejorar el tráfico que recibimos del email marketing» o «quiero mejorar la tasa de activación», etc. Una vez que se encuentra la métrica que se quiere mejorar, se realiza una lluvia de ideas acerca de «qué cosas se podría mejorar en cada etapa» para lograr el objetivo.

Veamos el proceso de la realización de un experimento por pasos para garantizar el máximo seguimiento:

PASO 1

Cada vez que experimentamos lo hacemos buscando el crecimiento de negocio y, por ello, lo primero que debemos preguntarnos es cómo crecemos. ¿Qué quieres optimizar?

Para responder a esa pregunta tendremos que recurrir al embudo. ¿En qué parte del mismo queremos actuar?, ¿Queremos llegar a más personas?, ¿Queremos que quien ya nos conoce
nos compre más?, ¿Queremos recuperar clientes antiguos?

PASO 2

Supongamos que quieres optimizar la fase de activación y que una de las palancas
principales es el email marketing. Lo primero que se debe hacer es relacionar dicha palanca con la métrica con la cual se mide su rendimiento. De esta forma sabremos si hemos logrado optimizarla.

PASO 3

El siguiente paso es siempre una realidad en un entorno experimental y es la formulación de una hipótesis. Dichas hipótesis deben seguir la filosofía SMART y por lo tanto ser concretas, medibles, alcanzables, relevantes y temporales.

Por ejemplo, una hipótesis sería proponer que si personalizamos los emails incluyendo el nombre del usuario, este conectará más con nosotros y durante el siguiente més habrá un aumento del 10% en la tasa de clics”.

Un punto relevante es que es probable que consideres varias posibilidades al decidir qué experimento usar o cómo proceder. En este caso, debe hacer los experimentos uno por uno. No al mismo tiempo.

PASO 4

Si necesita realizar una variedad de posibles experimentos, existe una fórmula de medición para saber cuál vale la pena elegir: el puntaje ICE, método de medición que considera los siguientes parámetros.

  • El impacto que puede tener en caso de funcionar.
  • La confianza que se tiene en que funcione.
  • Su facilidad de implementación.

Para elegir el experimento a ejecutar hay que puntuar los tres parámetros del 1 al 10 en todas
las opciones que contemplemos y luego multiplicar los 3 valores (impacto x confianza x facilidad).

PASO 5

Una vez que hayas decidido un experimento que valga la pena realizar, es hora de actuar, pero el proceso no termina ahí.

Lo más importante es mantener un registro de todas las métricas asignadas durante la duración del experimento. Durante el experimento, necesitamos documentar tanto como sea posible los efectos de las acciones realizadas, las acciones del público en general, las reacciones, las interacciones, si las hipótesis que hemos formulado son correctas o incorrectas, etc.

PASO 6

Después de todo, cada experimento implica un aprendizaje, que debe registrarse en algún lugar. Mantener un registro de todos los experimentos que ejecuta y los resultados que obtiene de ellos le brindará información adicional cuando ejecute una gran cantidad de experimentos.

Podemos comenzar a observar patrones: ¿qué tienen en común todos los experimentos exitosos? ¿Hay alguna técnica que funcione mejor que otras? ¿La gente reacciona mejor a través de un canal o medio en particular?

Ahora podemos ver que el proceso de realización del experimento, en resumen, sigue una metodología que puede enumerar los siguientes pasos.

  • Elegir qué queremos optimizar.
  • Escoger la palanca que vamos a usar.
  • Formular una o varias hipótesis.
  • Medir por cuál de los diversos experimentos posibles vale la pena empezar. 
  • Ejecución, seguimiento y registro.
  • Documentación para el futuro.

Conclusión

Es muy útil desarrollar hábitos experimentales para obtener aprendizajes de los cuales extraer información que afecta el proceso crecimiento de nuestra empresa en un tiempo relativamente corto.

Debemos ver el growth hacking como una herramienta que de acuerdo con Díaz Del Dedo. (2019) es “un proceso cuyo objetivo final es maximizar ingresos de un producto digital determinado mediante la aplicación iterativa del método científico”.

¿Cómo hacer un plan de Growth Hacking?

El Growth Hacking combina técnicas de marketing, de redes sociales, mejoras de productos y analítica web. Esta metodología se basa en la aplicación del método científico, en el que se plantea una hipótesis respecto a lo que se puede mejorar, se realizan tests y experimentos, y se concluye qué resultados funcionan y cuáles no.